El principio de igualdad es cosa de todos

Published:

Tags: Dia internacional de la mujer feminismo discriminación discriminación por género discriminación laboral

En el Día Internacional de la Mujer hemos pedido a la profesora Lourdes Enríquez que escriba sobre la discriminación a las mujeres y el principio de igualdad. Hoy 8 de marzo traemos a la memoria, al imaginario social y a la discusión pública, la evidente desigualdad estructural que sigue existiendo entre hombres y mujeres y sus graves consecuencias de discriminación, exclusión y tratos violentos. El principio de igualdad es una abstracción jurídica que no puede quedarse solo en las normativas.

El principio de igualdad es cosa de todos

Hoy 8 de marzo traemos a la memoria, al imaginario social y a la discusión pública, la evidente desigualdad estructural que sigue existiendo entre hombres y mujeres y sus graves consecuencias de discriminación, exclusión y tratos violentos. La estructura de desigualdad en la que vivimos ha sido descrita y legitimada con argumentos naturalistas, o de naturaleza, basados en las diferencias anatómicas entre los cuerpos y culturalmente ha creado estereotipos y roles de género que simbolizan y construyen socialmente la masculinidad y la feminidad.

Mujeres con los brazos en el aire en una imagen a contraluz

Fuente: https://www.pexels.com/es-es/foto/amanecer-cielo-puesta-de-sol-gente-862848 

El orden binario, jerárquico, heterosexuado y asimétrico de género es producto de un proceso histórico en donde la dominación ha sido siempre de carácter concreto, ya que produce a los hombres y a las mujeres como una dicotomía, es decir, como contrarios y complementarios ya que en dicha jerarquía se produce una subordinación institucionalizada en todos los ámbitos de la vida, tanto en la esfera de lo público como en el espacio doméstico e intrafamiliar.

La institucionalización se lleva a cabo por prácticas sociales conducidas por la estructura familiar, la comunidad, el aparato escolar entre otras, y son reguladas, normalizadas y estandarizadas por el Estado, mediante políticas públicas, leyes y reglamentos.

Es mucho lo que se ha avanzado en las normativas internacionales para eliminar todas las formas de discriminación contra las mujeres, niñas, adolescentes y mujeres mayores, falta poder aplicarlas a cabalidad y que cierren brechas de desigualdad en la vida cotidiana de las mujeres y los sujetos feminizados, e impidan los diferentes tipos y modalidades de las violencias (física, sexual, psicológica, institucional, obstétrica, digital, política, feminicida) que tanto daño hacen en la vida, los cuerpos y las relaciones entre las personas.

Mujeres de espaldas en clase

Fuente: https://www.pexels.com/es-es/foto/fotografia-de-enfoque-selectivo-de-blusas-blancas-y-negras-de-dos-mujeres-942419 

El principio de igualdad es una abstracción jurídica que no puede quedarse solo en las normativas y las políticas públicas, hay que buscar su materialización en la igualdad de trato, acceso a recursos y oportunidades entre hombres y mujeres, con la finalidad de alcanzar una igualdad de resultados que sean medibles y evidentes para el avance por la igualdad sustantiva de género tanto en el ámbito público como en el privado.

Lourdes Enríquez Rosas

 

Maestra en Filosofía del Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en derechos humanos, crítica de género y análisis del discurso.

Maestría en Filosofía del Derecho, integrante del Seminario Permanente de Investigación Interdisciplinaria Alteridad y Exclusiones en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Autora de varios capítulos en libros sobre derechos humanos de las mujeres, argumentación jurídica, desigualdad estructural y discriminación por razones de género, violencia institucional y violencia feminicida.